miércoles, 3 de noviembre de 2010

Cortito y al pie

Soy una persona con obsesividades varias. Mientras hablo por teléfono, acomodo las torres de CDs ubicadas sobre el mismo bayou hasta que quedan perfectamente simétricas. Cuando camino, toco la yema de mis pulgares con las uñas de los demás dedos en orden, ida y vuelta, de índice a meñique y viceversa, unas 5 veces cada lado. Doblo los boletos [de colectivo, de tren, de lo que sea] de la mejor manera posible para lograr un cuadrado equilátero. Cuando una canción me gusta, leo la letra y la escucho las veces que sea necesario para no olvidármela jamás. Cuando empiezo un libro nuevo, ceremoniosamente leo la tapa, luego la contratapa, luego las solapas, luego la primer página, la segunda, la tercera, leo todos los detalles de edición y recién entonces puedo empezar con el libro en sí. Son cosas como estas las que me llevan a pensar que me hincha las pelotas el shampoo desbordado. Entrar a la ducha y encontrarme con que el que usó el shampoo antes que yo lo hizo muy torpemente y no se molestó en limpiar el desorden de la tapa me pone del bonete! De todas maneras, disfruto [demasiado] limpiar el shampoo que queda en el bordecito del pico del envase. Con todo mi amor y parsimonia, uso un dedo para tapar el "ujero" para que no le entre agua, mientras con la otra mano saco todos los restos de shampoo ayudada por el agua. De todas maneras, me indigna compartir el baño con gente que no comparte mi obsesividad.

1 invitados dijeron...:

Burbuja dijo...

jajjajaja mi mayor obsecion creo que es al tender la cama, tiene que ser simetrica la caida de sabanas, frazadas y/o acolchados de ambos lados, si no no puedo dormir tranquila xD
love u!!