lunes, 26 de julio de 2010

The Touch of My Hand

Cuando tenía más o menos diez u once años, recuerdo que hacía algo muy divertido y placentero, que no sabía qué era, pero tenía la impresión de que estaba mal. Cada vez que escuchaba a alguien cerca, me detenía, subía el volumen de la tele y "aquí no ha pasado nada". Varios años [y un par de Cosmos] más tarde, descubrí que lo que hacía tenía nombre y que, a pesar de mis creencias, no era algo malo, sino normal y sano, que todo el mundo hace.
Años pasé refregándome contra la almohada, el colchón, mi mano y hasta la muñeca pepona; sintiendo el suave roce de las sábanas; buscando diferentes pero efectivos estímulos contra lo que más tarde sabría que era mi clítoris. Ya a los 16, 17 años descubrí los maravillosos efectos a este fin que tiene el bidet. Salve, oh, fuente casera de placer.
Así y todo, a pesar de intentos múltiples, no conocí el orgasmo hasta que fui maravillosamente iluminada por el video de Girls of Summer, de Aerosmith, en el cual una de sus protagonistas se masturba con el agua de una canilla. Resulta que la potencia del agua a una temperatura adecuada y la fuerza natural de la gravedad hacen que el autoplacer sea algo totalmente sin esfuerzo y hasta sirve para aquellas que son medio reticentes a "ensuciarse las manos".
Una vez que descubrí las sensaciones del orgasmo, empecé a incursionar en el mundo del autodescubrimiento. La búsqueda de distintos estímulos, desde el clitoriano hasta la apasionante exploración del Punto G [que no es mito, señores, ¡basta de mentirse a ustedes mismos!], sumados a otras caricias, como aquellas en los pezones, las piernas, el cuello o donde sea que a una le cause escalofríos, ha sido una misión personal, y debe serlo para cualquier mujer que se precie de tal.

Una vez una amiga dijo que se iba a "dar cariño", a lo que respondí: "no querida, cuando se trata de intimidad, no es cariño, es amor!".

6 invitados dijeron...:

Burbuja dijo...

me pongo de pie y te aplaudo!
una grosa, señorita blonda, me ha dejado sin palabras
besotesss

Maju dijo...

Y cuando pensas que la misón está cumplida, siempre encontras algo más...
Seguro esté mal, pero se me complica un poco a la hora de retransmitir mis conocimientos sobre mi misma. Amo que sepa interpretarme.
Besote

Anita dijo...

Waaaooo definitivamente ame tu post, yo tmbn recuerdo como a mis escasos 5-6 años comence a sentir ese gran placer, y no dejo de sentirlo, es una parte fundamental para conocer nuestro cuerpo, lo que nos gusta, como y donde dandonos amos nosotras mismas!!
Saluditos

Bella dijo...

Me alegra que lo hayan disfrutado, señoritas. Es un gusto escribir y que a la gente le guste o se relacione con las cosas que una dice =)

coni dijo...

clap clap clap clap clap
(sonido onomatopeyico de apausos)
:P
muy buen post! y glorioso el final
<3
MUCHO AMOR PARA TODAS
:)

Jessi dijo...

gaau que copado tu bloog, muy buena la entradaa
en fin, te seguire leyendo
un besito, suertee n.n